martes, 5 de abril de 2011

PROBLEMA AMBIENTAL EN CALI

Problemática ambiental en Cali por manejo de residuos de aceite vehicular.

22/11/2008

Investigación de la Universidad del Valle evidenció que el inadecuado manejo de los residuos generados por los filtros de aceite vehicular impacta negativamente en el medio ambiente y la salud de los caleños.

Cali, la segunda ciudad en población en Colombia con dos millones 75 mil habitantes, genera cerca de 500 toneladas de residuos peligrosos producto de los filtros de aceites del medio millón de vehículos particulares que circulan en la ciudad.


Además de contaminar el suelo y las aguas, la quema indiscriminada de filtros produce unas 150 toneladas de residuos que se transforman en contaminantes atmosféricos como benzopirenos, crisenos, óxido de azufre y óxido de plomo que deterioran la calidad del aire. 

Del total de los residuos, tres toneladas y media se transforman en cenizas vertidas en espacios públicos, con propiedades peligrosas que generan graves impactos ambientales y sanitarios. 


En la ciudad, son comunes las quemas callejeras de filtros para extraer el metal que se vende como chatarra. Un análisis técnico, que consistió en la evaluación de la factibilidad para el aprovechamiento de los materiales de estos filtros, demostró que es posible la recuperación de casi el 100% de los materiales constitutivos del dispositivo.

Lo anterior, en el marco de un Sistema de Gestión Ambiental, con una meta inicial de recuperación aproximada de 34 mil filtros por mes, no sólo se descartaría la quema de los filtros de aceite sino que se evitaría la introducción de más de cuatro toneladas de contaminantes atmosféricos en ese mismo período
. 
Adicionalmente, el proceso de recuperación incrementaría el manejo integral de medio millón de galones de aceites lubricantes usados, facilitando la reinserción y vida útil de estos residuos como materias primas de nuevas cadenas productivas. 

El estudio fue realizado durante dos años (2005-2007) por el Tecnólogo Químico e Ingeniero Sanitario Marlon F. Millán Penda, egresado de la Facultad de Ingeniería de la Universidad del Valle. 

La investigación fue dirigida por el profesor Luis Fernando Marmolejo, magíster en Salud Pública de la Universidad del Valle. La tesis fue galardonada con el Premio Nacional Otto de Greiff a los mejores trabajos de grado en el 2008. 

Como parte de la investigación, fueron visitados 36 establecimientos de lubricación vehicular. Se extrajo una muestra superior a 2.500 filtros de diferentes marcas y referencias de vehículos tipo sedan entre 1.000 y 1.300 cm3, de los cuales fueron seleccionados 120 como objeto de estudio. 

Se realizó un balance de materia simulando las quemas que se hacen en la calle con el propósito de conocer la cantidad de material que se generaba, como cenizas peligrosas y metal ferroso, del cual se obtiene la chatarra para comercializar. 

"En el balance se evidenció que por la quema de una tonelada de filtros de aceite se estaba generando una cantidad considerable de contaminantes como óxidos de azufre, óxidos de plomo, Material Particulado (PM) de 10 y 2.5 micras que son fácilmente respirables. Moléculas que atentan contra la salud de la población y el medio ambiente".

Aprovechamiento

Se analizaron las características físico-químicas de peligrosidad y se realizaron pruebas instrumentales a los materiales constitutivos de los filtros. 

Se observó que con la técnica de grafado, que consiste en la separación y valoración de los materiales constitutivos del dispositivo o filtro de aceite, se pueden aprovechar casi la totalidad de estos materiales. 

La recuperación del material ferroso sería de casi 700 Kg por tonelada de filtros usados. Este material es óptimo para ser integrado como materia prima en la elaboración de aceros en procesos siderúrgicos.

También se puede aprovechar el material celulósico, que se utiliza como auxiliar de combustión y que es ideal en la recuperación energética en procesos industriales de incineración. 

De igual manera, se puede recuperar el material polimérico para utilizarlo en procesos de vulcanizado con autoclave y el aprovechamiento de aceite lubricante usado con el que se pueden obtener mezclas de combustibles reglamentadas a bajo costo. Este material puede utilizarse en procesos de conversión energética. 

La investigación demostró la factibilidad técnica y ambiental, sin embargo, como proyecto empresarial requeriría de ajustes para su rentabilidad económica. 

"Para que la propuesta de gestión sea sostenible en el tiempo, se debe incrementar, en el costo inicial de venta del producto, la suma 200 pesos. Esto para que, una vez vendido, el comprador pague por la gestión de ese residuo. La propuesta es que ese dinero sea canalizado por empresas gestoras reguladas por la autoridad ambiental". 

Desafortunadamente, la política ambiental colombiana la reglamentación y normativas del aprovechamiento y pos consumo de residuos peligrosos aún se encuentra en desarrollo. 

En la actualidad, las experiencias en los Sistemas de Gestión Ambiental sólo son aplicables a tres corrientes de residuos como las baterías usadas, los medicamentos vencidos y los recipientes de plaguicidas, según el Decreto 4741 del 2005 del Ministerio del Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial. 

Para el Ingeniero Millán Penda, es necesario articular una normativa ambiental que reglamente el adecuado manejo de los residuos de los filtros de aceite vehicular. Considera, además, que la norma debería permitir que empresas gestoras recuperen y manejen estos residuos desde su misma generación. 

La dinámica de la filtración es una necesidad de transporte cada vez mayor, impedir su generación o reducción no es la solución técnica viable, sin embargo, los usuarios de los filtros de aceite tienen su cuota de responsabilidad y deben exigir que los establecimientos de mantenimiento vehicular cuenten con gestores idóneos y la seguridad ambiental necesarias para evitar el grave impacto ambiental y sanitario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada